Salud mental

Dentro de la República Mexicana según datos de la Secretaria de Salud Federal, hay 15 millones de adultos jóvenes que tienen algún trastorno mental. Depresión, autismo, trastornos de ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), son solo algunos de los que destacan.

Sin embargo, aún existe cierto desconocimiento acerca de qué enfermedades engloban a la “salud mental”. Y sobre todo, que no solo se refiere a ciertos trastornos, sino que es necesario reconocerla como algo inherente al bienestar del ser humano, e importante de tratar y mantener.

Nuestra salud mental se puede ver afectada cuando nos encontramos en un estado constante de cansancio emocional, como por ejemplo en casos de estrés y ansiedad. Donde el primero es definido como “un estado de tensión nerviosa, producto de diversas situaciones en el ámbito laboral o personal: exceso de trabajo, ansiedad, situaciones traumáticas que se hayan vivido, etc”.  Y la segunda, como fiel acompañante del estrés: “ La ansiedad es indicadora de una enfermedad subyacente, cuando los sentimientos se vuelven excesivos, en todo momento e interfieren con la vida cotidiana”.

Estos dos trastornos son tan comunes, que más de 260 millones de personas en el mundo ven afectada su productividad cada día, y son generalmente precursores de la depresión y del suicidio; el cual representa la segunda causa de muerte entre las edades de 15 y 29 años, con más 800 mil personas que se suicidan cada año.

Lo anterior representa una muerte cada 40 segundos según datos de la OMS. Los datos son escandalizantes, y nos indican claramente que existe la necesidad de priorizar nuestra salud mental y la de nuestras personas más allegadas. No hay que minimizar ningún indicador.  

¿Qué puedo hacer para mejorar mi salud mental?

1. Activa tu cerebro

Como sabemos, el cerebro, al igual que un músculo debe ejercitarse constantemente para mantenerse activo, por lo que se recomienda que se estimule con  juegos o actividades que requieran un nivel alto de concentración y pensamiento crítico, como es el ajedrez, sudoku rompecabezas, crucigramas o incluso hasta mandalas.

Asimismo, no hay que olvidar que también el cerebro puede llegar a agotarse y saturarse. Por lo que es necesario darle un descanso de vez en cuando, por lo que tomar un tiempo para relajarse puede resultar muy importante para la buena salud mental.

2. La clave es la alimentación

Una de las claves esenciales para mantener un buen estado de ánimo, tiene que ver con los alimentos que consumimos. Una de las sugerencias principales que hace el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., es la de consumir alimentos ricos en triptófano, que se encargará de mantener nuestros niveles de serotonina, el neurotransmisor encargado de hacernos sentir felices.

Este aminoácido puede encontrarse principalmente en la avena, espinacas, frutos rojos, garbanzos y almendras. El chocolate también es una excelente opción, ya que ayuda al aumento de la producción de endorfinas; hormonas que mejoran nuestro estado de ánimo. También contiene anandamida, un compuesto químico que en nuestro cuerpo produce efectos levemente similares a los que producen algunos cannabinoides.

Te puede interesar| Cacao de Grijalva, un tesoro mexicano

3. Pon  la mirada en una meta

Cada una de las actividades que hacemos todos los días, son como pequeñas metas a alcanzar. Tacharlas en nuestra lista diaria de pendientes, genera satisfacción personal y nos hace sentir productivos.

Es muy importante contar con objetivos diarios alcanzables, pero es aún más importante valorar y reconocer nuestras metas alcanzadas.

En caso de que busques trazar objetivos más largos, es necesario mantener la mirada en una  meta a largo plazo, y que todos los días que trabajes en ella, sea considerado como un pequeño paso para llegar a conseguirla.

Hacernos y sentirnos personas productivas nos va a generar una gran sensación de bienestar.

4. ¡Adiós al ambiente tóxico!

Es importante sumar a nuestra vidas a personas que aporten beneficios a nuestro bienestar, además de formar parte de entornos positivos. 

La OMS menciona que en el mundo hay alrededor de 264 millones de personas que padecen depresión a causa de ambientes tóxicos, que en su mayoría suelen venir de sus entornos laborales.

Hoy en día, no podemos dejar de lado la influencia de las redes sociales, así que también es hora de hacer limpieza de tu entorno virtual; y dejar de recibir información de cuentas que además de no aportar nada positivo a tu vida, te hacen sentir atacado, amenazado o deprimido.

5. Ejercítate

El ejercicio nos ayuda a sentirnos y vernos bien. Es posible mantener el buen estado de ánimo a través del ejercicio, puesto que disminuye las hormonas que provocan estrés y también ayuda a reducir la ansiedad, que como se menciona anteriormente, son transtornos precursores de la depresión.

Con tan solo algunos minutos de ejercicio al día será suficiente para levantar tu estado de ánimo.