Santa Cecilia patrona de los músicos

Cada 22 de noviembre celebramos a compositores, constructores de instrumentos musicales, cantantes, directores de orquesta y músicos en general. Asimismo, y como ya es costumbre, recordamos a Santa Cecilia, la patrona de los músicos, de los poetas y los ciegos (junto con santa Lucía de Siracusa). 

Seguramente la has visto representada en miles de pinturas, esculturas o relieves; en la gran mayoría de ellas como una fémina hermosa, acompañada de un instrumento musical (arpa, órgano, laúd, clavicordio, violoncelo, etc.); y en algunas ocasiones con rosas, una corona de flores o el lirio, alusivos a su virginidad.

Nicolas Poussin (1594- 1665)
Santa Cecilia
1628
Óleo sobre lienzo
18 x 88 cm
Museo del Prado

¿Qué nos cuenta la historia sobre ella?

Se dice que Santa Cecilia creció en una ilustre familia romana, la cual, con el tiempo, obligó casarse a la doncella con un joven pagano llamado Valerio.

Santa Cecilia le explicó a su recién esposo que ella se había consagrado a Dios. También le mencionó que había un ángel resguardándola y que si se sobrepasaba con ella le iría muy mal, pero que si se portaba bien el ángel lo iba querer igual que a ella; así como que tendría la posibilidad de verlo solo después de convertirse al cristianismo.

Sea como fuese, el joven respeto la virginidad de la doncella y se convirtió; y de acuerdo a la leyenda, si logró ver un ángel a lado de la mártir romana.

Te podría interesar | El gozo de ser mujer

Como en esos entonces el cristianismo aún no era aceptado como religión oficial; Valerio y Santa Cecilia se encontraban en constante peligro, pero ello no les impidió convertir su casa en un lugar de reunión clandestino donde se bautizaban a nuevos feligreses. 

Como es de esperarse fueron denunciados.

Valerio y su hermano Tiburcio fueron decapitados, mientras Santa Cecilia fue condenada; primero a morir ahogada y después a ser arrojada al fuego de las termas de su propia casa, pero sobrevivió. Ante tal situación, Turco Almanaquio la mandó a ser degollada.

Se comenta que el ejecutor dejó caer la espada tres veces pero no pudo separar la cabeza del cuerpo femenino. Asustado salió huyendo, dejando a Santa Cecilia en un total sufrimiento durante tres días más, hasta su deceso. 

El papa Urbano consagró su casa como basílica. Mientras por otro lado, el culto a Santa Cecilia se difundió rápidamente a causa de su relato (en donde hay fuentes que lo consideran como un hecho no histórico) y según una frase del acta de su martirio, Santa Cecilia cantó durante su tormento, acto que le valió ser patrona de los músicos; y por ello, celebrada como patrona cada 22 de noviembre. 

Sin lugar a duda una figura femenina interesante que todavía es recordada por los católicos en una de las plegarias eucarísticas de la misa (la plegaria eucarística I ); los ortodoxos conmemoran su muerte el 22 de noviembre. 

Te podría interesar | Psicomúsica, sanar a la psique a través de la música