Cada una de las decisiones y acciones que llevamos a cabo cada día, suponen un impacto sobre el planeta.

Este impacto no es igual para todos, pues depende de la distribución geográfica y el nivel de desarrollo del país en el que nos encontramos.

Hacernos conscientes de nuestro impacto potencial, es crucial para disminuir nuestra huella ecológica.

¿Pero qué es exactamente la huella ecológica?

Conocida también como mochila ecológica, se puede definir como el efecto que tienen nuestros hábitos y costumbres en el medio ambiente; por ende la huella ecológica también es un indicador de la sostenibilidad de lo que producimos.

Antes de continuar…

¿Qué es sostenibilidad?

Por su parte la sostenibilidad es el equilibrio entre diversidad y productividad.

Es también asumir que la naturaleza y el medio ambiente necesitan de nuestra protección y de un uso racional de sus recursos; los cuales tienen un ciclo y deben de ser respetados.

Asimismo, también el concepto de sostenibilidad, se puede usar para definir a aquellas comunidades o espacios donde se crean recursos y productos que no dañan a la naturaleza; de esta manera también se puede saber si una actividad es sostenible o no.

Midiendo nuestro impacto en el planeta

Conocer los conceptos es el primer paso; sin embargo, todo se vuelve más complicado cuando se trata de medir la huella ecológica de cada una de nuestras actividades.

La mochila ecológica se divide entre cuatro tipos de huellas:

  • la de suelo
  • la hídrica
  • la de carbono
  • y la de materiales.

Cada una de ellas mide lo que se consume; lo que se desecha, produce y la gran cantidad de materiales que se llegan a utilizar en los procesos que causan el agotamiento natural del planeta.

Según los datos oficiales de Global Footprint Network; la producción para satisfacer cada una de las necesidades de los seres humanos esta consumiendo el planeta a una velocidad impresionante.

La balanza de los recursos y la producción se encuentran desiguales; ya que estamos generando más residuos de los que la biocapacidad del planeta no puede asimilar.

“La humanidad está consumiendo una cantidad de recursos naturales equivalente a 1,6 planetas. Si seguimos así, se van a necesitar 2,5 planetas en 2050 para poder sostener los recursos y la producción de desechos.”

En pocas palabras estamos comiendo el planeta vivo en porciones enormes.

Te podría interesar| Este es el documental más importante en Netflix y no te lo puedes perder

¿Cómo podemos reducir la huella ecológica?

Una de los principales consecuencias de los efectos invernadero, es causada por las emisiones de CO2 que provocan los autos de los ciudadanos; los cuales necesitan combustibles fósiles para funcionar.

De manera que si queremos contribuir a que el aumento de la temperatura en la tierra disminuya; podemos hacer uso del transporte público para hacer trayectos largos y cuando sean distancias cortas usar bicicleta o caminar, además de que estaremos ejercitandonos lo que será beneficioso para nuestra salud.

En el hogar, podemos hacer uso de focos ahorradores o de bajo consumo. En el caso de usar calefacción y aparatos eléctricos, debemos ser conscientes de que su alto uso crea emisiones de gases invernaderos; por lo que el disminuir el consumo a la mitad será de gran beneficio para el planeta y para nuestro bolsillo.

Para reducir la huella ecológica en los alimentos, lo principal que podemos hacer es dejar de consumir carne y comenzar a tener una vida más saludable con un plato lleno de verduras y frutas locales.

El caso del agua es bastante preocupante, porque ya hay países en donde ciertas localidades carecen de agua potable. De manera que es necesario hacer conciencia de nuestro consumo de agua diario y el cómo podemos reducirlo.

Otro de los problemas más exponenciales para la huella ecológica aparte de los ya mencionados, es el “usar y tirar”; donde los productos tienen poca vida en nuestras manos pero toda una eternidad para poder desintegrarse cuando son desechados.

Es muy importante crear un conciencia de consumo y consumir productos que una vez terminado su cometido, puedan ser utilizados de otra manera.

Hoy en día existen muchas empresas independientes que se han encargado de crear productos sostenibles que buscan disminuir la huella ecológica.

Estas son las acciones más básicas, pues existen muchas más, que podemos seguir para asegurar nuestra vida y la de las generaciones futuras en la Tierra.

¿Te interesa conocer tu huella de carbono? Esta aplicación te ayuda a calcularla.