arteterapia

Pablo Picasso dijo una vez: «El arte limpia del alma el polvo de la vida cotidiana» 

Y cuánta razón tenía, ya que hoy en día es cada vez mayor el número de personas que prefieren tener como hobby cualquier forma de expresión artística, que les ayude a distraerse de las labores cotidianas.

Es una forma de escape y de poder relajar la mente cuando ésta se encuentra ante mucho estrés. Por lo que las personas que gustan de pintar o dibujar, a menudo se notan más descansadas.

En la Grecia Antigua, Platón, pensaba que las artes eran la única forma útil de encauzar las emociones, mientras que Aristóteles aseguraba que el arte en general provocaba una catarsis emocional, que sirve como ayuda tras un evento trágico. Ambos coincidían en que siempre se llegaba a algún punto benéfico a través de esta interacción.

Era inminente que el arte se volviera una forma de terapia y  formará parte del sector que se encarga de ayudar a pacientes a mejorar su estado psicológico. Así como a explorar el inconsciente, que se puede encontrar saturado de miedos, frustraciones, ansiedades, anhelos y sueños.

Te puede interesar| La responsabilidad del gremio cultural en tiempos de crisis mundial

Arteterapia y psicología

En la arteterapia, el terapeuta ofrece una serie de instrucciones y ejercicios a realizar, pero solo la persona que efectúa dicha disciplina artística sabe lo que su trabajo significa al final.

Cuando el paciente está elaborando su “obra artística”, es de suma importancia que no haya interrupciones que puedan romper con la conexión ya hecha con la obra a realizar, ya que cuando se está en medio de un proceso artístico sin interrupciones, es cuando sale a flote la parte inconsciente y más creativa del individuo.

Después de este proceso, el psicoterapeuta entrará en acción con el paciente, y juntos  explorarán su parte inconsciente; para así dialogar cualquier trauma, bloqueo o trastorno.

arteterapia

Una vez terminada la sesión, el doctor podrá darle al paciente un tratamiento eficaz y acertado, de acuerdo a lo evaluado a partir de su obra artística. 

Es así, como la arteterapia, se vuelve un método armónico y eficaz para conseguir un conocimiento más amplio de uno mismo.

¿Para quién está recomendada?

La arteterapia está abierta para cualquier persona que desee reflexionar y conocer más de su inconsciente, pero la mayoría de las veces, son individuos que buscan mejorar situaciones de  estrés postraumático, depresión, algún tipo de trastorno, autismo, Alzheimer etc.

Al final, el ser humano vuelve a conectar con el arte en otra de sus formas, solo que esta vez con un objetivo particular: Sanar.