huerto urbano

Hoy en día son bien conocidos los términos fertilizante, plaguicida y transgénico. También es del dominio público, que estos suelen ser impuestos dentro del crecimiento de las frutas y verduras que crecen en los campos o huertos; y que terminan en nuestras mesas.

A estos términos se les atribuye la característica de ser nocivos para la salud.

Desglosemos un poco la información a fin de convencerte de iniciar tu propio huerto urbano.

¿Qué son los transgénicos?

Según el portal Amigos de la Tierra los transgénicos son organismos modificados mediante ingeniería genética, en los que se han introducido uno o varios genes de otras especies.

En palabras más sencillas, se trata de alimentos genéticamente modificados para que sean más apetitosos y más grandes.

Pero existe una gran desventaja para la salud de los consumidores; pues son estos alimentos los que provocan la aparición de nuevas alergias y enfermedades, e incluso infertilidad.

La razón es:

La gran cantidad de químicos que suelen inyectarse en los alimentos

¿Qué son los plaguicidas y fertilizantes?

La OMS menciona que los plaguicidas y fertilizantes son aquellos químicos que ayudan a que la tierra sea más fértil; además de proteger los cultivos de cualquier plaga.

Lo negativo, es que son potencialmente tóxicos para el ser humano, pues pueden llegar a provocar cáncer; además de acarrear consecuencias para los sistemas reproductivo, inmunitario y nervioso.

¡Los huertos urbanos han llegado para quedarse!

Afortunadamente poco a poco la gente ha tomado conciencia sobre lo que llega a su mesa; y busca que sus alimentos sean lo más orgánicos posible.

Pero un momento, qué significa que un alimento sea orgánico

Los métodos ecológicos evitan el uso de productos sintéticos, como pesticidas, herbicidas y fertilizantes artificiales.

Esperemos que con esta información te haya quedado bien claro que consumir alimentos orgánicos no es una moda, sino una necesidad. Sin embargo, los alimentos orgánicos también suelen relacionarse a precios altos.

Esto es debido a que los productos certificados como orgánicos, necesitan cumplir con requisitos que encarecen su producción, y su costo varía según su elaboración.

De manera que solo unos cuantos pueden darse el lujo de consumir productos orgánicos a diario; mientras que las demás personas se ven obligadas a escoger lo que mejor se acomode a sus bolsillos.

Huertos Urbanos, una solución

Una alternativa viable y bastante económica; es la de cultivar tus propias verduras si vives en la ciudad, o incluso en el campo si no quieres comprar productos.

La historia de cómo surgieron los huertos en las urbes no se sabe en específico; algunos comentan que su aparición comenzó a popularizarse durante la Segunda Guerra Mundial.

Hoy en día, la cultura de los huertos urbanos sigue existiendo y ha sido impulsada por los movimientos ecologistas.

Te podría interesar|Atrévete a llevar una vida zero waste

La única manera de erradicar el hambre en el mundo, es pasar de la agricultura industrial a un modelo de agricultura ecológica a pequeña escalaONU

Un huerto urbano es equiparable a tener un jardín en casa; con la única diferencia de que en el crecerán verduras comestibles, libres de cualquier pesticida que pueda ocasionar un daño a tu salud.

Algunos de los beneficios y ventajas que aportan los huertos urbanos son:

  • Fomentan hábitos alimenticios saludables y ayudan a mejorar la salud.
  • Puedes ahorrar dinero. El coste de producir tus propias hortalizas es muy inferior al precio de mercado.
  • Podrás entender, valorar y respetar a la naturaleza y sus procesos.
  • Contribuirás a incrementar las zonas verdes en las ciudades.
  • Lograrás reducir tu huella de carbono, ya que los productos de huerto no generarán coste de transportación ni otros atribuibles a la agroindustria.
  • Puedes tener la seguridad de que NO habrá pesticidas, ni ninguna otra sustancia dañina en lo que consumes.

Un huerto urbano para cada comunidad

En algunos países se ha fomentado la cultura de los huertos urbanos. Ya no es importante ni siquiera la forma horizontal; pues son adaptados a cualquier espacio.

En el caso de Les Avanchets, Suiza, cada vecino tiene su propio huerto para cultivar sus alimentos.

Inglaterra tampoco se ha quedado atrás. El condado de Todmordem ha decidido aprovechar cada espacio que hay para sembrar; pues buscan ser pronto un poblado que se autoalimenta solamente con lo que se produce dentro de la región.

Estados Unidos por su parte busca que los espacios más pobres en Los Angeles tengan su propio huerto; esto con el objetivo de darle a los más desfavorecidos alternativas saludables.

El caso de Alemania es muy particular, ya que han implementado la idea de cambiar sus jardines por huertos; y han invitado a los vecinos a que cada vez que crezca una verdura o fruta, pueden llevársela sin ningún compromiso.

En Latinoamérica, Brasil les ha dado la oportunidad a los presos en la cárcel de Profesor Jacy de Asís, de que cultiven sus propios alimentos.

En la Ciudad de México también existen espacios muy transitados donde se han instalado huertos urbanos; tal es el caso de la Avenida Reforma y las tradicionales colonias Roma, Doctores y Coyoacán.

Es fácil de encontrar lugares en los que se imparten talleres para aprender a cultivar y cuidar cada semilla; y que además ofrecen -a precios muy bajos o a veces de manera gratuita- semillas y otros productos para crear tu propio huerto en casa.

También en internet podrás encontrar videos y gurús que te ayudarán a crear tu propio huerto urbano de manera económica y rápida.

Echa un vistazo al Top 5 de huertos urbanos en la CDMX que publicamos en nuestro Instagram.