Patricia Belli arte

¿Cómo hablar de la historia, problemas sociales, cuestiones de género o posicionamientos intelectuales desde el arte?

Patricia Belli (1964) lo hace en Nicaragua. Nos muestra su vida. Compromisos, pérdidas y decepciones; engranando materiales desvalorizados “a través de la invención de cuerpos blandos, anatomías dislocadas, ensamblajes que disuelven lo animal y humano, la vida y la muerte” (López, 2019).

Obras que también reflejan una Nicaragua azotada por las convulsiones políticas, económicas y sociales. Asimismo, situaciones de equidad de género, desde el gremio artístico, y reflexiones intelectuales de nociones inacabables de discutir, como lo es el equilibrio. 

Belli (1964) es una artista nicaragüense, licenciada en Artes y Letras y Bellas Artes, con más de treinta años de trayectoria; reflejada en exposiciones y participaciones en el gremio artístico a nivel nacional e internacional.

De igual manera resalta por formar parte de importantes colecciones de arte latinoamericano; como lo es la Colección Patricia Phelps de Cisneros, Fundación Ortiz Gurdián o  el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de Costa Rica, por mencionar algunos.

Te podría interesar | Patricia Belli: una alquimista del arte contemporáneo.

Inició con los soportes tradicionales del arte; pero (en 1995) al caer en la complacencia, apostó por los nuevos formatos encasillados como arte povera, arte efímero o happening; los cuales marcan un antes y después en la escena cultural de Managua. Para algunos, la llegada tardía de la contemporaneidad a Nicaragua, nación que en los noventa se encontraba al principio ilusionada por una nueva etapa democrática y de igualdad.

Solo para después caer en una mala gestión de los gobernantes que dejaron a la población en peores condiciones, con posiciones políticas polarizadas y medidas capitalistas mal empleadas (este último producto del expansionismo estadounidense). 

¿Pero cómo se enuncia tal realidad desde arte?

¿Cómo lo hace Patricia Belli?

Como nadie y como todos los artistas al mismo tiempo, por medio de un “ejercicio de alquimia material y poética” (López, 2019), al que a mí me gusta definir iconofilia. De ello, Boris Groys comenta que esta consiste en elevar el valor de una simple cosa, a la de obra de arte. 

En el arte de Patricia Belli lo podemos ver en obras como Columna Rota (1996), en donde un conjunto de retazos de tela y cierres de corchete ajustables se “transforman” en la representación de una estructura ósea humana que mientras para algunos podría significar un recuerdo de Frida Kahlo; para Miguel A. López  (2016) es un recordatorio de “las implicancias de habitar un cuerpo y las sensaciones de angustia, vergüenza e inadecuación que conlleva en distintos momentos de la vida”.

Patricia Belli, La Columna Rota, 1996. Fragmentos de brasieres y telas cosidas 

Foto LFQ.

Columna Rota (1996), como muchos otros trabajos artísticos, nos lleva a inferir que los materiales ya no simplemente refieren a su uso común y composición física, sino a recuerdos de hechos, palabras y sucesos que conectan con el contexto que rodea a una artista; compuesto de problemáticas de género, reflexiones conceptuales o situaciones histórico-sociales que nos conducen a una posición de incertidumbre; o, en el caso de Belli, a una etapa de << experimentalismo>> que confrontó la perspectiva del arte tradicional en la Nicaragua de los noventas. 

Pero no lo hizo sola Patricia Belli, estuvo acompañada de Raúl Quintanilla Armijo, Thais Fontanelle, Raquel Quezada o Porfirio García Romano; artistas que hicieron uso de lenguajes poco acostumbrados por sus colegas tradicionalistas como “una forma de cuestionar al arte como elemento decorativo y mercantil, para enfatizar, en cambio, su capacidad de reflejar y responder a la realidad social” (Miguel A. López , 2017). 

Este grupo fomento una postura crítica en Belli, específicamente, tocante a “la prevalencia masculina  en el medio cultural, la condescendencia y la discriminación a la cual estaban expuestas las mujeres” (López, 2019). 


Te podría interesar| El gozo de ser mujer

Belli, Patricia: De la serie Rag Dolls / Mixed media
Zapato [Shoe], 1998
Zapato y espinas [Shoe and thorns], 15 x 30 x 5 cm.
Colección Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, San José. 

Patricia Belli es toda una odisea

En lo personal, si se me encomendara decir cuales son las características y operaciones conceptuales de la artista nicaragüense, sería toda una odisea. Imposible de definir; aunque algunos han sido valientes para intentarlo, como Carla Pravisani (2017) que en su momento dijo que la autora de Zapato / Zapato con espinas (1998)  era una arqueóloga y una artesana que experimenta con las normas, convenciones y las relaciones humanas. 

Para mí, el tiempo tiene la última palabra. Por el momento, percibo en la trayectoria de esta nicaragüense un avance continuo en el área conceptual y en cuanto a técnicas, pues no siempre aplica la misma forma de trabajar y es constante en cuanto a la reflexión de sus ideas; desde lo radical y/o controversial, pasando por lo político, hasta lo poético.

Lo que sin duda no podría omitir, sería su acercamiento a la representación del cuerpo, el feminismo y la sexualidad, lo que me llevan a afirmar que en el trabajo de Patricia Belli, (especialmente el de los ochentas) se denota una relación íntima con la carne; entrelazado con una ideología feminista que resalta y promueve nuevos modos de entender y hacer política (López, 2019).

En ese sentido, Belli crea obras que cuestionan “la hegemonía masculina al interior de las luchas sociales, investigando el rol de la mujer, las labores históricamente feminizadas y la violencia de género a través de una reivindicación del cuerpo vulnerable y de su propio deseo sexual” (López, 2019). Por lo tanto, vemos a una fémina alejada de las representaciones por y para la mirada masculina, para reivindicarse (culturalmente) como un cuerpo que hace, habla y desea. 

Vuelo difícil en la Bienal de Pintura de Nicaragua.

Vuelo difícil, 1999. Vestido intervenido con pinturas, sobre bastidor 170 x 41 cm. Colección Fundación Ortiz Guardián.  

Claro, imposible de hablar de Patricia Belli sin considerar Vuelo difícil (1999) obra con la que ganó la segunda Bienal de Pintura en Nicaragua. Tal como lo menciona su ficha técnica es un vestido intervenido con pintura y acompañado de fotografías.  

En 1999, al ser una de las piezas reconocidas causó controversia y recelo. Revisando las publicaciones de la época, entre los temas que se debatían era la propia naturaleza de Vuelo Difícil (1999). Algunos mencionaban que bien podría ser una obra plástica, pero no era una pintura; y que por lo tanto, no era apropiada la decisión del jurado.  

En este caso sus detractores se han equivocado, por el simple hecho de no poder ver que ese era nuestro destino en el arte latinoamericano. Por lo tanto, el trabajo de Patricia Belli es un formato híbrido que creó polémica e incitó al debate sobre las formas contemporáneas del arte, un “proceso de confrontación y lucha que nos remite a los 80´s ” (López, 2019); y que sin este antecedente no se habría podido institucionalizar las nuevas prácticas artísticas que permitieron y  permiten engrandecer y diversificar el arte latinoamericano a nuestra manera y esencia particular. 

Más allá de la práctica artística de Patricia Belli.

Después de concluir su máster en Bellas Artes, en el San Francisco Arts Institute en el 2001, gracias a una beca Fulbright, Patricia Belli denota su faceta de docente al conformar EspIRA (Espacio para la Investigación y Reflexión Artística), TAJo (Taller de Arte Joven) o RAPACES (Residencia Académica para artistas Centroamericanos Emergentes); bajo la premisa de  “fomentar el aprendizaje de un oficio subversivo”.

Alejandro Belli considera que esta iniciativa se centra en el “arte de hoy”. Y por consiguiente, en la “innovación de nuevos movimientos y creación de nuevos paradigmas” (Villavicencio, 2016).

Su alcance llega a niveles internacionales, por incursionar con artistas de Centroamérica, Brasil, Estados Unidos; y tener dentro de su trayectoria más de 400 jóvenes.  

Como podrás ver Patricia Belli es todo un mundo, y como todo mundo, tiene diferentes aristas en las cuáles no hay solo blanco o negro. Sino toda una gama de tonalidades que permite que su trabajo sea un caldo de cultivo de muchos y diversos textos en torno a ella, la confrontación y lucha del arte independiente en Latinoamérica.

Bibliografía:

Córdoba., M. “La prepulsora del arte contempóraneo”,  [Web], El Nuevo Diario, <https://www.elnuevodiario.com.ni/especiales/305085-precursora-arte-contemporaneo/> (consultado el 7 de Julio del 2020).

Miguel A. López “Patricia Belli y la Alquimia Política del cuerpo”, en: Equilibrio y colapso (Nicaragua) https://issuu.com/teoretica/docs/patriciab1

Villavicencio, F., “Cambiando paradigmas: arte contemporáneo en Nicaragua”, [Web], Managuafuriosa, <http://www.managuafuriosa.com/cambiando-paradigmas-arte-contemporaneo-nicaragua/> (consultado el 7 de julio  del 2020).