feminismo

El movimiento de las Feminismo por la Liberación Animal tienen una frase que utilizan cómo estandarte en las protestas: 

“Mujeres y animales no somos objetos del consumo patriarcal”. 

Frase que ha logrando (desde 1981) que la lucha feminista y del especismo se vuelva una misma.

¿Pero qué es el especismo según la RAE? 

Especismo se define según la Real Academia de la Lengua española como:

1.Discriminación de los animales por considerarlos especies inferiores.

2. Creencia según la cual el ser humano es superior al resto de los animales, y por ello puede utilizarlos en beneficio propio.

En resumen, el especismo lo podemos definir como el trato que le da el ser humano a los animales dependiendo de la especie a la que pertenecen.

Ejemplo de ello son los animales de granja, que al ser de consumo humano se omite que se tratan de seres vivos que sienten. Y se les atribuye automáticamente que su objetivo es el de servir como alimento. Es así como estos animales terminan siendo cosificados al grado que puede hacerse con ellos lo que al ser humano le apetezca. 

¿No es acaso algo parecido a lo que hacen los medios y la publicidad con el cuerpo de la mujer?

La pregunta de la que se sostiene el movimiento antiespecista, y de donde parte su defensa es: ¿Por qué hay animales que importan y otros no?

La lucha antiespecista aboga con la respuesta de que tanto nosotros los seres humanos, como ellos; compartimos la capacidad de sentir, disfrutar y de sufrir, lo que nos hace acreedores de ciertos derechos. Causando que el antiespecismo y el feminismo converjan en una interrelación de luchas contra un mismo sistema de opresión.

Pero el movimiento Antiespecista o el Feminismo por la Liberación Animal se basaron en otros autores que comparten el mismo espíritu de lucha. Carol J. Adams es una de ellas, que junto con su libro The sexual politics of meat acentuó la lucha de ambos movimientos y terminó por acercarlas aún más, cuando hizo una comparación de la explotación de las mujeres y de los animales usando como partida los valores patriarcales y el consumo de carne, al cual nombró “referente ausente”.

Te puede interesar| El gozo de ser mujer

Dentro de este concepto, Carol Adams menciona que en el consumo de carne esconde una violencia inherente que no se ve; porque es ocultada debajo de un producto (en este caso el referente ausente sería la carne ya procesada y elaborada como comida).

En esta idea, la opresión de los animales y la dominación patriarcal son lo mismo. A los animales y a las mujeres se les aplica el referente ausente, que procede del opresor que cosifica y fragmenta, con el fin de obtener un beneficio.

“Tras ser descuartizadas, las partes del cuerpo fragmentadas son habitualmente renombradas para ocultar el hecho de que una vez fueron animales.

Tras la muerte, las vacas se convierten en filetes, costillas y hamburguesas; los cerdos se convierten en jamón, bacon y salchichas. Ya que los objetos son posesiones, no pueden tener posesiones; de este modo, decimos “pata de cordero” y no “la pata de un cordero”, “alitas de pollo” y no “las alas de un pollo”.

Optamos por puntos de referencia menos inquietantes, no sólo cambiando los nombres de los animales a carne, sino también cocinándolos, condimentándolos y ocultándolos bajo una salsa que se encarga de disfrazar su naturaleza original”.

antiespecismo

El antiespecismo y la lucha del feminismo vienen pisando fuerte desde 1948, juntas hombro con hombro estuvieron al frente del movimiento sufragista británico.

Maud Joachim, miembro de la Unión Social y Política de Mujeres, Women Social & Political Union (WSPU), la presidenta de la Liga por la Libertad de las Mujeres, Women’s Freedom League (WFL) y Charlotte Despart, fueron unas de las cuantas mujeres que sobresalieron en ese tiempo; tanto por defender sus derechos, como por hacerlo por aquellos que son de una especie distinta. 

“Había una ignorancia total de las autoridades de la prisión de una dieta vegetariana, yo pedía poder tener ropa interior de franela y comida vegetariana, pero la comida de mediodía, consistía en pescado frito, patatas, col, pan, mantequilla y pudding de arroz o natillas… yo, siendo vegetariana, no comía pescado”

Lo que nos hace reflexionar: ¿Porque se tiene presente la lucha del feminismo y el especismo pasa desapercibido, aun a pesar de que la explotación animal es parte del mismo sistema socioeconómico capitalista patriarcal?

Es una responsabilidad que todos debemos afrontar y tener en cuenta día con día, porque una lucha no es ajena a la otra, y comparten mucho más de lo que se cree.

Así lo dejó en claro el año pasado el actor Joaquin Phoenix en su discurso a mejor actor en los Oscars:

“Nos sentimos con derecho a inseminar artificialmente a una vaca y robar a su bebé, a pesar de que sus gritos de angustia son inconfundibles. Luego tomamos la leche que está destinada a su ternero y la ponemos en nuestro café y nuestros cereales de todos los días en el desayuno”.