Contemporáneo

En El Arte Contemporáneo es toda una odisea Parte 1, nos quedamos en que es un verdadero relajo definir al arte y la contemporaneidad, o lo contemporáneo. Con ello me refería a que…

No existe una definición y consenso determinado para designar qué es arte contemporáneo.

También he dejado en el tintero que actualmente podríamos hablar de diferentes contemporaneidades; tal y como lo postuló Keith Moxey en Visual Time. The Image in History, en donde nos dice:

El tiempo histórico no es universal sino heterocrónico

Con lo cual tendríamos que hablar de diferentes tiempos, en diferentes lugares. Considerando que hemos superado la idea de tiempo lineal y teleológico, construcción occidental que deja al margen del cronos universal otras culturas y formas de representación. 

Entonces, también podríamos recuperar las palabras de Cristina Guirao:

Vivimos entre múltiples historias y múltiples cronologías

Pero Moxey y Guirao no son los únicos, Boris Groys en su texto Compañeros del Tiempo,  menciona que lo contemporáneo inicia con la palabra misma.

Como ves, cada intelectual da su propia versión, situación que en vez de clarificar vuelve más confuso el asunto.                   

En este caso, Boris nos menciona que la palabra contemporáneo significa:

Estar con el tiempo en lugar de en el tiempo”

Dicha condición que propone, devela la imposibilidad de lo anterior en los tiempos de hoy; donde la capacidad de poner atención por lapsus de larga duración, “estar presente”  y <<con>>, en un solo lugar, a la vez, es cada vez más difícil.

Aunado al problema de la constitución de la contemporaneidad: la duda, vacilación, incertidumbre; que lleva a Groys a definir lo contemporáneo como:

“un periodo prolongado de retraso incluso potencialmente infinito”.

En donde el arte contemporáneo es una reconsideración de los trabajos de la modernidad, en un momento de indecisión y retraso aburrido. Que también se caracteriza por borrar el tiempo invertido en la producción de la obra de arte.

Es decir cuando el producto final se realiza, el tiempo que se utilizó para su producción desaparece; y a veces, los sucesos que pasan en ese lapsus. 

No siempre es problemático, pero en el caso de artistas como Elvira Smeke (1979), en donde no solo el tiempo sino los sucesos que ocurren en la producción de su obra son enriquecedores y, a mi parecer importantes; se desdibujan, no permiten comprender y legitimar la práctica artística de esta artista chilanga.

La Piedra de lavandería, 2017
Lavabo, hojas de árbol secas naturales, pintura acrílica, cuerda. 
Las dimensiones pueden variar.

Tomemos como ejemplo Lavadero (2016), una instalación que habla sobre los feminicidios en el contexto mexicano.

Como una ex-curadora de una exposición individual de su obra, al presentarme ante los demás, se cuestionaba mucho el discurso de la obra y la legitimación de la artista por realizar un trabajo de este perfil, que se refiere a una realidad muy alejada de ella (según mis críticos). 

No era sino hasta cuando se hablaba del tiempo, los procesos, talleres y acercamientos con el contexto, víctimas y familiares de feminicidios que entonces, tanto la obra como la artista, era aceptada. Por lo tanto, en obra y artistas donde la etapa de la producción es importante, hay problemas en concentrarnos en el <<producto final>> y subsumir la producción; pues dicha situación no permite ver la completa valía del trabajo.

Otro aspecto característico de la contemporaneidad es la pérdida del tiempo; de igual manera, Boris observa que al parecer en esta realidad  “perdemos nuestro tiempo sin poder invertirlo de forma segura, sin poder acumularlo, ya sea utópica o heterotópicamente”. En este caso, los artistas han “jugado” con lo anterior para develar una contradicción o imposibilidad de hoy: la incapacidad de invertir y acumular el tiempo, algo que constantemente se nos dice que es “lo más valioso”, “lo que tenemos que cuidar” y gestionar bien; porque en nuestro caso es limitado, por ser mortales.  Considero que artistas como Olivia Steele muestran ello en obras como If Time is money. I have no time (2017).

Olivia Steele (1985)
If Time Is Money I Have No Time
2014
Instalación, Escultura, Letreros, madera, LED
110 x 198.9 cm.
Art Angels

El arte contemporáneo y la noción de repetición

Como ya se venía infiriendo, la noción de la repetición es otro aspecto importante.

En el arte se explota por medio de rituales puros y repetitivos de perder el tiempo. En esta línea, más allá de Francis Alÿs, encontramos a Arnold Reinthaler.

Con Waste time, love art (2006) observamos un video de 20 minutos que nos muestra el avanzar de la aguja de un despertador, a partir del segundo 15 la aguja se traba y entramos en un bucle. Al igual que en Canción para Lupita (1998) (obra de Francis Alÿs), estamos ante un trabajo artístico “que no tiene principio ni fin, sin resultado ni producto definitivo”.

Arnold Reinthaler (1971)
Waste time, love art
2006 
0:20 min.
Austria

La obra no solo puede ser repetida, grabada y vuelta a repetir por cualquiera. “El ser humano pierde aquí la diferencia entre la imagen y el medio. La oposición entre el organismo vivo y el mecanismo muerto se vuelve irrelevante por el carácter originalmente mecánico, repetitivo y sin sentido, del gesto documentado”. Pero aún deja en duda la tesis de Georges Bataille, ¿será acaso esta una posibilidad de escapar de la ideología moderna?

A mi parecer la respuesta aún no está consolidada. Acepto que “repetición literal puede ser vista como el inicio de una ruptura en la continuidad de la vida mediante la creación de un excedente de tiempo no- histórico a través del arte”, pero no estoy completamente de acuerdo con que este punto en el arte nos conduzca a lo verdaderamente contemporáneo.

Contemplación y producción masiva

Contemplación: gesto repetitivo que no puede conducir, ni de hecho, conduce a ningún resultado

Boris Groys, Compañeros del tiempo.

Referente a la producción masiva del arte, tecnología y redes sociales, aparecen otras problemáticas. Todas en relación a cómo diferenciar el arte de una práctica masiva-cultural.

¿Qué hacemos? De la contemplación se nos dice que “funciona hoy como un gesto repetitivo que no puede conducir ni de hecho conduce a ningún resultado”; a mi parecer, entonces, como estudiosos del arte debemos reformular nuestro campo de acción. Se me ocurre apostar por la fenomenología de los gestos desde la perspectiva de Vilén Flusser y Calinescu. 

Te podría interesar | Dataísmo: La nueva religión es de los datos

Siguiendo con el texto de Groys, ahora los centros culturales – bibliotecas, museos, galerías, etc.–, aquellos que prometieron reemplazar la promesa religiosa, “se han convertido en sitios de exposiciones temporales en lugar de ser espacios para las colecciones permanentes”, en favor de mostrar novedades y evitar que la gente vea lo mismo en su arquitectura.

Además de lo anterior, Compañeros en el tiempo, también, pone de manifiesto que la atención en el <<presente>> tiene de trasfondo una déformation professionnelle filosófica y artística. De igual manera, que es en esta temporalidad en donde se analiza, discierne y reformula o re-escribe el futuro y se abandonan cosas del pasado; recordando la perspectiva de Ernst Jünger, de que a partir de la modernidad nos gusta <<viajar ligero>> y con ello hemos llegado a un reduccionismo.

A partir de lo último mencionado, creo que otro de los aspectos problemáticos es el reduccionismo. Si bien nos permitió la creación de nuevos tipos de trabajos, discursos y estrategias artísticas; lleva al abandono de “tradiciones, esperanzas, conocimientos, ideas”; y – siguiendo la perspectiva de la filosofía flusseriana – los valores. Reflejado en casos como “la reducción en el cuerpo del arte y, más generalmente, en el cuerpo de la cultura”.

Si te ha interesado el tema no olvides revisar La reducción estética del arte o Reductionism in Art and Brain Science

Y bueno – como verás – me fui como gorda en tobogán por ser un tópico muy fructífero. Más sin en cambio,  no he logrado terminar, aún faltan mencionar más problemáticas de lo contemporáneo; y muchas más obras para reflexionar y ejemplificar que dejaremos para otra ocasión.

Para ti que llegaste hasta el final de este artículo ¿qué es arte contemporáneo?

Bibliografía:

Groys, Boris, “Compañeros del Tiempo” en  Boris Groys. Antología, trad. Saúl Villa,  COCOM, México, 2013. 

Hablarenarte, “11 artistas europeos. 11 obras de videoarte”,  [Web], Hablarenarte,  <http://www.hablarenarte.com/uploads/proyectos/189_1632.pdf>(consultado el 30 de mayo del 2020).

Maia Contemporary. Art Gallery, “Olivia Steele”, [Web], Maia Contemporary, <https://www.maiacontemporary.com/oliviasteele> (consultado el 30 de mayo de 2020).