cultura

Está misma pregunta surgío hace tres años en mi salón de clase, a unos días del terremoto de septiembre del 2017. En ese momento, la profesora María Antonieta Samaniego contestó: — La  función del arte es la de recordar y evitar que la gente olvide.

Ahora, en una situación diferente, es decir, la del confinamiento por Covid-19 aunque de igual manera llena de incertidumbre, miedo y dudas, vuelve a surgir la pregunta: ¿Cuál es el papel del arte y la cultura en un momento caótico?, y con ello ¿cuál es la postura que artistas, curadores, gestores, museos o espacios independientes deben asumir en tiempos como el que estamos viviendo?

En esta ocasión, no será un maestro quien intente responder a esta pregunta, sino yo, una estudiante de Historia del arte con una mirada menos experimentada. Cuya opinión; sobre todo en estos tiempos, es que las artes y sus agentes, mas allá de recordar, deben de consolidar una memoria.

Me refiero a producir nuevas estrategias, modos y medios para seguir creando manifestaciones artísticas que den cuenta del momento histórico en el que estamos inmersos. Al mismo tiempo, de estar al tanto de las nuevas formas de interacción con la sociedad. Una de ellas, por medio de las redes sociales y todas las herramientas con las que cuentan, cómo stories, lives, challenges, etc. 

Los retos del gremio cultural en México

Volviendo la mirada al contexto mexicano, el reto es aún mayor. Porqué en nuestro caso, además de crear memoria y recordar; dadas las situaciones actuales, debemos optar por una posición de resistencia.

Y no solo me refiero a estirar los presupuestos hasta que nos dejen trabajar. También hago referencia a una situación de descuido y malas prácticas por parte del gobierno. Las cuáles a mi parecer, comenzaron con la ausencia de una Plan de Cultura. Y a partir de la pandemia, el despido de varias personas de museos u otros espacios culturales.

En fin, el minimizar “el malestar en la cultura” (como dijó Jenaro Villamil Rodríguez en la entrevista a Alejandra Frausto, llevada a cabo el 22 de abril del 2020).

Lo anterior, aunado a la falta de atención y desinformación. No de cuantos casos de coronavirus hay, porque de eso se encarga el doctor Gatell, sino de cuándo y cómo se reactivará el gremio cultural.

No sé ustedes, pero yo hasta el momento solo sé del programa #Contigo a la distancia , una guía básica para la reapertura de espacios culturales y un apoyo monetario a centros, pero ¿qué más?

Como estudiosa del arte, me gustaría saber si ya se están creando estrategias para ayudar a los gestores culturales.

Respecto a los museos y espacios de exhibición, si ya se han pensado en nuevas formas para impulsarlos, tomando en consideración el Webinario: Museos en tiempos de pandemia – innovación y perspectivas; en donde se menciona que la parte financiera es la más afectada. 

O ya de menos, dar a conocer una perspectiva real sobre los meses venideros. Al menos para saber, si me conviene seguir en el gremio cultural o me regresó a vender carnitas, dulces y refrescos.  

Te puede interesar| ¿Hacía dónde va el museo en tiempos de Covid-19?