gastronomía sostenible

Qué tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento

Hipócrates
.

Cada vez más, los consumidores nos vemos interesados en la calidad de la comida que compramos, sus métodos de producción, los orígenes de los insumos con los que se prepara, y en tener una alimentación saludable.

El 18 de junio se celebra el día de la gastronomía sostenible, esta iniciativa tiene como objetivo, mejorar la cadena de suministro de los alimentos que consumimos, busca incorporar políticas responsables y, sobre todo, promover un consumo consciente.

La industria gastronómica se vio en la necesidad de adaptarse a consumidores que ahora están más informados, y son exigentes sobre el cuidado del  medio ambiente. Sin embargo, esta no es un iniciativa nueva.

El concepto de gastronomía sostenible nació en Europa en 1986, con la intención de cuidar los recursos esenciales. La idea se impulsó con el interés de proteger e incentivar la identidad gastronómica de cada territorio. Favoreciendo el consumo local y a los cultivos que respetaran al medio ambiente, así como las condiciones sociales de sus productores.

Es así, como la gastronomía sostenible, también trata de priorizar las tradiciones culinarias de cada región y a las personas que cultivan la comida.

Recordemos que el desarrollo sostenible involucra tres aspectos:

  • ambiental
  • económico
  • y social

Para la gastronomía sostenible, este proceso comienza desde el procedimiento que se utiliza para la producción de los insumos que contienen los alimentos; el modo de transporte y envoltura, hasta la forma en que son preparados en la cocina. 

.

Para la ONU, el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es: erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible.

.

Cultura alimentaria

Aunque la producción alimenticia genera un mayor impacto en el medio ambiente, el consumo de cada hogar también desencadena y perpetúa las desigualdades, el desperdicio y finalmente la hambruna.

Es por ello que es necesario culturizar el consumo de alimentos, porque sí se promueve la sustentabilidad en las producciones agrícolas, pero nosotros como consumidores, no asumimos una responsabilidad con nuestra compra; no se generarán cambios a largo plazo.

Cambiar las modalidades de consumo, también implica ser un consumidor informado, que se comprometa a investigar a las empresas alimenticias, y si su producción sigue una estructura responsable.

Como consumidores, es conveniente reconocer el poder que tenemos para modificar las relaciones en el mercado. Sí como clientes elegimos productos alternativos, que dejen menor huella de carbono, y que tengan mejor manejo de residuos, las empresas comenzarán a notar esos cambios de consumo y se adaptarán a ellos.

Un fuerte ejemplo de esto es el caso de las compañías transnacionales de fast food McDonald’s y Burger King; que sucumbieron ante la creciente demanda impulsada por iniciativas para combatir la obesidad, así como al aumento de consumidores vegetarianos y veganos en todo el mundo, y decidieron incluir en sus menús, opciones más saludable. Uno de ellos, incluso, incorporando la primera hamburguesa vegana con sabor a carne en el mundo. 

En agosto de 2019, en un informe de la ONU se advirtió sobre la explotación sin precedentes de recursos naturales, que aunado a la crisis climática, ponen en riesgo al agua y la comida del planeta. Entre las posibles soluciones a esta problemática, está cambiar a una dieta que no sea basada en el consumo de carne roja.

Te puede interesar|Vida sustentable, por qué Holanda lidera la tendencia

.

¿Cómo podemos incluir a la gastronomía sostenible en nuestra vida diaria?

.

El acto de cocinar puede convertirse en activismo, cuando involucra una actitud consciente y crítica sobre nuestros hábitos de consumo.

1.- Consume local

Comienza a comprometerte con proveedores cercanos e informate respecto a técnicas de agricultura sostenibles. Si consumes productos exóticos o de otras regiones, asegúrate de comprarlos de empresas que hagan transparente y rastreable sus procesos de transporte y producción.

2.- Aprende recetas vegetarianas

Aprende nuevas recetas vegetarianas e inclúyelas en tus comidas cotidianas, también puedes compartirlas con amigos y conocidos, e incluso aprender técnicas de cocina con métodos de preservación, para mantener la calidad de los alimentos el mayor tiempo posible.

3.- Minimiza el desperdicio

Alarga la vida de tus alimentos y evita tirar la comida que no siempre luce bien. Existen “desperdicios” que pueden ser convertidos en mermeladas o compostas, podemos empezar a identificarlos y a aprender técnicas para darles un nuevo uso.

4.- Cambia de mentalidad

Hoy en día es posible iniciar la conversación con otros, sino de manera personal, a través de medios sociales, sobre la necesidad de cambiar nuestra dieta en beneficio del planeta y de nuestra salud.

Comprometámonos a crear conciencia y a investigar sobre diferentes opciones de menús, que sean más amables con el medio ambiente. Si te interesa conocer recetas y consejos para volver a lo básico, en beneficio de la salud y el medio ambiente. Te recomendamos seguir la página de Facebook de Vida Sustentable.