Martin Luther King

Hace 57 años, un hombre pasó a la historia por perseguir y luchar por su sueño de vivir en un país libre de injusticias. Este hombre de nombre Michael King Jr.; mejor conocido como Martin Luther King, dio su vida por la equiparación de los derechos entre blancos y negros.

Martin Luther King nació el 15 de enero de 1929 en Atlanta EE.UU. Cuando era niño ya no existía la esclavitud, pero los negros eran considerados ciudadanos de segunda.

Creció siendo un fiel de la iglesia Baptista. La cruda realidad del racismo lo tocó por primera vez, cuando de niño, a uno de sus amigos le prohibieron jugar con él por ser negro.

Dedicó gran parte de su juventud a estudiar la Biblia. Estudió Teología en Boston y consiguió convertirse en sacerdote en la ciudad de Montgomery.

Durante este tiempo de estudio, Luther King fue testigo de las múltiples injusticias que se daban por tener un color de piel diferente. El país estaba enfrentado, por un lado los negros luchando por sus derechos; y por otro los blancos respondiendo con gran violencia.

La inspiración de MLK y el inicio de la lucha contra la discriminación racial

En este viaje por la defensa de la igualdad, Luther King no estuvo solo.

Cuando estudiaba la Universidad en Boston, llegaron a él textos de personajes cuyo sueño también era el de ver a su país y a su raza libres de racismo.

Mahtma Gandhi fue quien más lo inspiró para levantarse a luchar por los derechos civiles de los negros. De la misma forma que él, se sintió motivado a hacerlo por medio de la no-violencia.

En 1955, Martin Luther King decidió dar inicio a la primera protesta no violenta contra la segregación racial; que fue detonada por el caso de una mujer negra, que tras haberse negado a ceder el asiento a un hombre blanco fue encarcelada.

En ese momento se dio cuenta de su gran influencia en la gente como pastor, por lo que decidió usarla y dar pie a pequeñas protestas. Todo comenzó por el boicot del transporte público, con el que después de un año de lucha consiguió que  la segregación racial en los autobuses fuera considerada ilegal.

En 1963, el auge de Martin Luther King estaba en su punto más álgido. Para este momento tenía miles de seguidores que al igual que él, se convirtieron en activistas por la lucha de la igualdad racial. 

El discurso más famoso de la historia

Justo en ese mismo año, Luther King decide hacer una marcha pacífica dirigida hacia Washington, la manifestación congregó a 300.000 personas estimadamente. En la que se pedía que las condiciones de vida e integración de la población negra del sur del país, fueran mejores.

Fue ese el momento histórico en el que Luther King realizó su memorable discurso “I have a dream”. En el que manifiesta su esperanza de que en algún futuro cercano, la gente de raza blanca y negra puedan coexistir en armonía.

Te podría interesar| 5 autores afrodescendientes que tienes que conocer

 “Yo tengo un sueño de que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo: ‘Creemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales’.

“Yo tengo el sueño de que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad.

“Yo tengo el sueño de que un día incluso el estado de Mississippi, un estado desierto, sofocado por el calor de la injusticia y la opresión, será transformado en un oasis de libertad y justicia.

“Yo tengo el sueño de que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter. ¡Yo tengo un sueño hoy!”

El Premio Nobel de la paz y fallecimiento de Luther King

Un año después de haber pronunciado su famoso discurso, Martin Luther King recibe el Premio Nobel de la paz.

Cuatro años más tarde, un prófugo de la justicia lo asesina mientras se encontraba preparando una manifestación, para visibilizar la situación de extrema pobreza en la que vivía la población afroamericana.

Pero la lucha no terminó ahí. Su imagen y sus palabras aún resuenan en los más jóvenes, en los inmigrantes y en cada manifestación que busca la justicia racial.

Actualmente el cumpleaños de Martin Luther King es día festivo en EE.UU. Gracias a él, el racismo ha pasado de ser una ley, a ser ilegal. La historia nos deja ver que esta lucha sigue activa, como el espíritu y el legado de Luther King que se mantienen tan firmes como él lo hizo en vida.