Mujer embarazada

“Quiero que mi hija crezca en un mundo donde ser mujer no represente una desventaja social. No quiero para ella un mundo en donde se invaliden sus opiniones por ser muy joven, muy vieja, fea o muy bonita para ser inteligente.

Tampoco quiero un mundo en donde se le asignen roles que los hombres deliberadamente no quieren ejecutar, como el de limpiar o cambiar pañales, o en donde se le considere incompetente para llevar a cabo un “rol de hombre” aunque sea perfectamente capaz de hacerlo.

Definitivamente no quiero para ella un mundo en donde se invaliden sus opiniones o tenga que hablar más fuerte o hasta gritar para ser escuchada. En donde traten de hacerla menos o cortarle las alas por ser inteligente y representar un riesgo inconveniente.

No quiero que nadie tome crédito por lo que dice, o que por decir lo que piensa y por valorarse, se le juzgue de alzada, maleducada, altanera o rebelde. O en dónde por sonreír y ser amable, tener pechos y vestir escote, se le juzgue de coqueta o puta.

Me rehuso a pensar en que alguien quiera elegirla como pareja, novia o esposa por su aspecto físico, porque tiene potencial para ser madre, o por sus habilidades para limpiar, como si fuera parte de un catálogo, o una pieza de ganado. 

No quiero que por el simple hecho de haber nacido mujer, tenga que soportar faltas de respeto y malos tratos por parte de su pareja.

No quiero que tenga miedo de salir a la calle. Quiero que nunca se sienta amenazada por una mirada lasciva, de un hombre que se permita la falta de auto control, por el simple hecho de ser hombre.

Porque no existe tal cosa como un “Mundo de hombres”, quiero para ella un mundo donde se valore lo que piensa y siente, en donde se le trate con respeto, no por ser mejor, superior o mujer, sino por el simple hecho de ser humana. 

¡Te quiero viva, te quiero a salvo, te quiero libre y feliz!

Porque este NO es un mundo de hombres, el mundo es de todos por igual.”

Relacionado|Taylor Swift y el mensaje anti-sexista de su documental Miss Americana

Suscríbete a Corima Online Magazine