Ecofeminismo

Hace 67 años dentro de la comunidad de Dehradun, India; el mundo vio nacer a una de las voces más influyentes del ecofeminismo. El cual es considerado como un movimiento social que sostiene la existencia de vínculos profundos entre la subordinación de las mujeres y la explotación destructiva de la naturaleza.

“El ecofeminismo es el encuentro entre el feminismo y el ecologismo. El feminismo tiene una trayectoria mucho más extensa que la del ecologismo.

Puede hablarse de teoría feminista —aunque no se denominara así— desde finales del siglo XVII y del movimiento organizado desde la creación del sufragismo en 1848”

Alicia Puleo, pensadora ecofeminista.

Al principio, la ecología tenía como objetivo el defender a algunas especies y unos cuantos espacios donde habitan los animales. Pero con la llegada del feminismo y sus diferentes olas, hubo un punto de encuentro entre ambos movimientos, causando una reivindicación de ambos en dirección hacia una mejor calidad de vida para todas las especies.

El ecofeminismo persigue:

  • Un medio ambiente menos contaminado
  • Abolir el uso excesivo de fertilizantes en los cultivos
  • Desintegrar todo tipo de relaciones jerárquicas que solo buscan un beneficio propio sin pensar en las consecuencias que habrá en la naturaleza a largo plazo.

La revolución de Shiva

Vandana Shiva es la figura del ecofeminismo de este tiempo, su lucha no solo se ha extendido hacia el modelo económico dominante en los cultivos. También critica a la revolución verde por desarrollar especies de semillas que demandan mayores cantidades de químicos, fertilizantes y pesticidas; así como mayores cantidades de agua, que solo terminan alterando las temporadas de las cosechas.

Shiva combina el pensamiento del ecofeminismo con el pensamiento hinduista, que describen al “principio femenino” como la fuente de vida y la base de un desarrollo sustentable.

Por lo que plantea la idea de que la sociedad patriarcal domina y se sustenta de las relaciones socioeconómicas de la sociedad industrial, causando la crisis ecológica.

View this post on Instagram

Smile, life is too short 🙂

A post shared by Vandana Shiva (@vandanashiva1) on

Ella describe que las mujeres son “cuidadoras innatas del planeta y víctimas de la degradación ambiental ocurrida debido a un modelo de desarrollo que atenta contra la naturaleza y la población femenina”. 

De manera que Vandana Shiva considera a las mujeres como las únicas para hacer el papel de agentes de cambio. Esto es gracias a que cuentan con la “perspectiva de sobrevivencia” o “principio de feminidad”, que hará posible la restauración del ambiente y la sociedad.

Te podría interesar: Lucha interseccional: Feminismo y antiespecismo

La trayectoria de una vida de sostenibilidad

Entre montañas a las faldas del Himalaya, y con un poco de urbe alrededor, Vandana Shiva nació en 1952 en Dehradun, India. 

Hija de una granjera y un guardabosques, su empatía por la naturaleza es innata, y fue ese mismo amor por el planeta tierra que la llevó a Canadá a obtener su doctorado en Filosofía de la Ciencia por la Universidad de Guelph.

Tres años más tarde, decidió poner en práctica todo lo aprendido en sus años como doctora en la Fundación para la Investigación Científica, Tecnológica y Ecológica; la cual ella misma creó y se encargó de financiar en cada uno de sus proyectos.

Algunas de las ideas nacientes de la Fundación fueron:
  • La difusión de la agricultura ecológica por medio del programa Navdanya
  • El estudio y mantenimiento de la biodiversidad con la creación de la Universidad de las Semillas
  • La regeneración del sentimiento democrático (Movimiento Democracia Viva)
  • y el compromiso de las mujeres con el movimiento ecologista (Mujeres Diversas por la Diversidad). 

En este punto y ya con un largo recorrido por detrás, ella misma se auto definía, como ecofeminista.

Pero aún no satisfecha con lo que había logrado, Shiva sabía que debía de compartir ese conocimiento con el público, por lo que se dedicó a publicar libros que le confirieron premios, becas y una participación como miembro del World Future Council y del consejo del Foro Internacional sobre Globalización.

Los puntos de vista de Shiva son siempre universales y hace responsable a todas las jerarquías sociales del futuro del planeta, no sin antes invitar constantemente a la población a ser parte del cambio.

El crecimiento económico que el modelo masculino de progreso ha vendido, es el crecimiento del dinero y del capital sobre la base de la destrucción de otros tipos de riqueza; como la producida por la naturaleza y las mujeres.